ElCapitalista007

viernes, enero 11, 2008

Chatarra: negocio sustentable

Sabía usted que las partes de un viejo computador o de un celular descompuesto pueden ser reciclados, para generar a partir de esa chatarra suculentos dividendos? por cada computador reciclado, por ejemplo, se logra recuperar un 21% de metales ferrosos, 23% de plástico, 25% de vidrio, 14% de aluminio, 6% de plomo, 2% de zinc. Algo similar ocurre con otras basuras electrónicas desmembradas parte por parte.

Fernando Nilo y su socio Mauricio Núñez conocen bien los beneficios del negocio, por ello diariamente caminan entre medio de toneladas de artefactos obsoletos, como escáneres, computadores, aparatos telefónicos y fotocopiadoras, para clasificar sus partes como desechos tecnológicos y cubrir la demanda por este tipo de insumos que crece y crece en un mercado alternativo y escasamente conocido.
“El negocio es arduo pero rentable. La materia prima nos llega de la Fundación Todo Chile Enter, Bellsouth, y de diversas empresas que nos traen sus excedentes tecnológicos hasta nuestro centro de acopio de Pudahuel. Aquí reciclamos el 90% del material que nos llega. El resto se deriva a plantas de tratamiento adecuadas por ser clasificados como peligrosos”, explica Nilo.

Ambos microempresarios se iniciaron en el negocio hace dos años y aunque el comienzo fue difícil -por la poca experiencia-, hoy transan mensualmente más de un millón de dólares gracias al emprendimiento de su empresa Recycla Chile S.A.

En Conama, Joost Meijer, coordinador del área de residuos y basura tecnológica, aplaude la iniciativa de Recycla, señalando que faltan muchos privados aún que se dediquen a esta actividad. “Parte significativa de los artefactos en mal estado como celulares, computadores, bicicletas, estufas y lavadoras pueden reciclarse, pero otras tantas terminan en vertederos, contaminando el ambiente, ya que algunos artefactos lixivian, producto de la oxidación del fierro, aluminio o magnesio, liberando a la tierra soluciones con restos de cobre y otros metales pesados. En Chile se recicla sólo el 18,4% de la chatarra y se desconoce que estas prácticas ayudan a descontaminar”, dice Meijer.

La tarea pendiente a juicio del ingeniero de Conama, está en propagar los beneficios de reciclar, generando campañas de conciencia ciudadana que demuestren su positivo impacto en términos sociales, ambientales y culturales.
Fabricar productos a partir del reciclaje reduce considerablemente los costos de producción y consumo de materia prima nueva, lo que favorece al consumidor, pues compra más barato. Por ejemplo, obtener acero a partir del reciclaje de chatarra reduce en un 90% el uso de minerales vírgenes. En materia ambiental, el reciclaje reduce la sobreexplotación de los recursos naturales, demandando menos consumo energético, junto con disminuir la contaminación del suelo y el agua.
De esta forma, al reciclar chatarra en cantidad, se baja en un 87% las emanaciones a la atmósfera y en un 76% la contaminación del agua.

Reutilizar la materia

Una de las empresas chilenas más exitosas dedicadas al negocio de la chatarra ferrosa es Gerdau-Aza, facturando más de 130 millones de dólares anuales gracias al reciclaje del acero.
“Nosotros compactamos la chatarra ferrosa en prensas. En pocos minutos carrocerías de autos, electrodomésticos y otros residuos son reducidos en un bloque de un metro por un metro, material que luego se envía a un horno eléctrico, donde se funden unas 50 toneladas de fierro a 1.650ºC durante una hora, hasta convertirlo en un acero renovado”, explica Jorge Manríquez, gerente de marketing de Gerdau-Aza.
Después de este proceso, se fabrica un producto llamado palanquilla, que es una barra laminada de acero de 13 centímetros, muy demandada por el sector de la construcción y la industria metalmecánica.

“Este proceso entrega importantes beneficios para el medio ambiente, ya que esta chatarra si no es procesada, contamina zonas agrícolas. Tan importante es este tipo de reciclaje, que en Chile se procesan más de 300 mil toneladas de chatarra al año, equivalentes a llenar dos veces o más el Estadio Nacional”.

Meijer sostiene que en Chile afortunadamente la disposición final de los residuos tecnológicos, metálicos e industriales son tratados adecuadamente por las empresas autorizadas para su manejo, aunque advierte que aún falta más fiscalización del manejo y transporte de los residuos peligrosos.

Chatarra en el arte
Recorriendo templos de la chatarra, se encuentran personajes que hurgan entre metales retorcidos para rescatar piezas que guardan algún valor estético y artístico.
Es el caso de René Cerda, un artista en fierro que trabaja en el Pueblito del Parque O’Higgins. Con 30 años de experiencia, el artesano crea figuras de siete centímetros hasta un metro sobre la base de hojalata y acero, dando forma a las más variadas

esculturas.

“En los vertederos de chatarra y desarmadurías encuentro desde pequeñas tuercas, resortes, pernos, hasta láminas de acero que sirven para articular mis creaciones”, explica.
Un par de veces a la semana, Cerda ronda los depósitos de chatarra en busca de insumos de acero, cuyas formas se aproximen a la idea preconcebida de lo que tiene en mente fabricar. Así, cada vez que sale de compras llega al taller con unos 10 kilos de chatarra.
“De tanto acarrear pesos, mis brazos se han alargado en cuatro centímetros, pero me gusta lo que hago. A diario creo seres tecnológicos, músicos, animales y figuras eróticas que son todo un éxito de ventas, tanto que las exporto a Estados Unidos y Alemania. Hay meses que facturo sus buenos millones”, reconoce.
Algo similar es lo que hace el escultor Agustín González, que recolecta piezas de maquinarias en desuso. “Actualmente preparo una retrospectiva de corte abstracto con mis chatarras que montaré junto a Luco de Rocca (pintora) entre el 14 y 15 de octubre en el hall central del edificio corporativo de Codelco”.

Sólo en Santiago hay más de 1.000 chatarreros, que recolectan diariamente cerca de dos toneladas de residuos, que luego venden por kilo a empresas de reciclaje.

En 2006 de los 945 millones de toneladas de acero producidas en Chile, el 45% correspondió a material producido a partir de la chatarra reciclada.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal